mapa de Palencia

miércoles, 8 de mayo de 2013

CHOCOLATES LA TRAPA



 Publicado en el Diario Palentino el 8 de mayo 2013
«Hemos desembarcado en dueñas para quedarnos en "Trapa"»
El grupo aragonés Chocolates Lacasa y su socio inversor Gerardo Fernández Calvo (familia Calvo, con raíces palentinas y que forma parte del accionariado del Grupo Mahou-San Miguel) han aterrizado en Trapa con la intención de quedarse. Aseguran en una entrevista mantenida en la sede social de la empresa eldanense con Diario Palentino que su apuesta por la chocolatera es «como tirarse a una piscina sin agua», pero, a su vez, quieren mandar un mensaje de tranquilidad a Dueñas y su comarca.Es una apuesta de dos sociedades de capital español, algo que no se estila en estos momentos de incertidumbre económica. Este periódico pudo conversar con las dos cabezas visibles del futuro de la chocolatera palentina: Gerardo Fernández Calvo y Mariano Lacasa, presidente y consejero delegado de Europraliné SL (así se denomina la nueva sociedad que comercializará Trapa), respectivamente, siempre y cuando el Juzgado de lo Mercantil de Palencia no disponga lo contrario en el auto definitivo de adjudicación de la unidad productiva, algo que debería producirse dentro de dos o tres semanas.
¿Cuándo surgió el interés por hacerse con Trapa? Mariano Lacasa: Si hacemos un poco de historia, nuestra relación con Trapa comenzó en octubre de 2011. Desde Zaragoza conocimos que la empresa palentina había entrado en concurso de acreedores, por lo que decidimos hacer una primera visita a las instalaciones para ver en qué situación se encontraban. Nos pusimos en contacto con la administración concursal y en febrero de 2012 nos enviaron el primer cuaderno de venta. En vista de lo que vimos, lo desestimamos en un principio porque habíamos realizado una inversión potente en Toledo. Por casualidades de la vida conocimos a este grupo inversor (familia Calvo, de origen palentino, y accionistas del grupo cervecero Mahou-San Miguel) después de que ellos ya hubieran tenido un acercamiento a Trapa y juntos, en simbiosis, hemos podido culminar este proyecto; aquí estamos.

¿La familia Calvo había visto con anterioridad las instalaciones de Dueñas? Gerardo Fernández Calvo: Nosotros también estuvimos visitando la fábrica para ver las instalaciones, incluso antes del concurso de acreedores junto con el anterior director general, José González, y en principio también desestimamos entrar en Trapa puesto que pese a tener experiencia en otros sectores como las energías renovables, no conocíamos el mundo del chocolate. Al final nos encontramos con Chocolates Lacasa y estamos aquí compartiendo la gestión, empezando a remar.
¿En qué sectores industriales participa la familia Calvo? G.F.C.:Actualmente participamos en el Grupo Mahou-San Miguel, también en energías renovables o empresas de transformación de residuos. Trabajamos en economía real. Nos gusta más lo palpable. Mientras el Juzgado de lo Mercantil toma una decisión firme respecto a la venta de la unidad productiva, ¿cómo es el inicio del caminar de la nueva sociedad empresarial
M.L.: En estos momentos, a falta de una decisión del Juzgado de lo Mercantil, nos encontramos en una situación en precario. Estamos actualmente en régimen de alquiler tras pagar una cantidad y esperamos que todo esté cerrado cuando el juez, en un plazo de 15 ó 20 días, dicte el auto de adjudicación de la unidad productiva. En realidad, nos hemos tirado a una piscina sin agua. Hemos iniciado la construcción de lo que queremos que sea una organización comercial con los pedidos y las próximas campañas, es decir, comenzar a tirar del carro para iniciar una facturación, que está perdida en este momento.
¿Cuál será el modelo productivo de Trapa con la llegada de Chocolates Lacasa y Gerardo Fernández Calvo? M.L.:Trapa en estos momentos está especializada para hacer moldeo de tabletas, bombones y chocolatinas. Dentro de las tabletas se puede hacer cualquier tipo: macizas, rellenas o con ingredientes. En cuanto a los bombones, se puede fabricar todos los tipos de bombones que hay en el mercado. Hoy no se plantea trabajar con otros productos como las mieles o los caramelos. Lo primero es lo que se está haciendo. De hecho, todo hay que reactivarlo y comenzar a generar riqueza.
¿Se han puesto en contacto con el Gobierno regional para conseguir algún tipo de ayudas?
M.L.:Para lo que es el circulante sí que ha habido una oferta por parte de la Junta de Castilla y León a través de un crédito para comenzar a andar. Servirá para la compra de materias primas e inventarios, aunque para la inversión en activos ya se verá a través de la nueva sociedad que hemos montado ¿Cómo se encuentra el sector de la industria del chocolate en España? M.L.:El sector del chocolate está plano desde hace tiempo, con ligeros crecimientos en algunas categorías. Es como un gran barco con mucha inercia; si las cosas van mal sigue empujando y si las cosas van bien no corre mucho más; vamos con velocidad de crucero. Estamos inmersos más que en una crisis en un cambio de modelo económico y nuestra obligación es identificar las oportunidades de negocio e ir hacia ellas sabiendo que hay sectores en el mundo del dulce más penalizados que otros. ¿Qué mensaje le podrían lanzar a Dueñas y su comarca después de tanto tiempo de incertidumbre en torno a Trapa? G.F.C.: Nosotros queremos mandar a Dueñas y su comarca un mensaje de tranquilidad. Tendremos que realizar mucho esfuerzo y mucha dedicación. Vamos a hacer todo lo posible para que el nombre Trapa vuelva a la posición que siempre le correspondió. Hay que aprovechar las mejoras tecnológicas que poseemos para levantar la compañía a través de la calidad y de la imagen. Es una aventura porque no hace muchos años esta empresa llegó a facturar 17 millones de euros y actualmente son dos y medio y bajando. Nuestra ilusión es estar establecidos en Palencia, con dos sociedades con capital español, algo no habitual ahora mismo. En este sentido, siempre es importante apostar y apoyar a las empresas de capital de tu propio país.
Así que estamos ante un proyecto de futuro, ¿no? M.L.:. El mensaje para Dueñas es de tranquilidad, hemos venido para quedarnos. Es un proyecto serio y a largo plazo. Como ejemplo, nuestro contrato interno de sociedades es por 30 años. Todo lo que sea generar puestos de trabajo dentro de la empresa encantados, tanto directos como indirectos. En cuanto a futuras inversiones, hay que acometerlas aunque estamos valorando cómo están los equipos y dónde están los cuellos de botella. ¿Cómo les han acogido los trabajadores?
M.L.:Hemos sido bien acogidos. Hay una buena sintonía con los representantes de los trabajadores. Lo que sí podemos también avanzarn es que una vez que Europraliné esté en marcha oficialmente las cuatro sociedades que formaban parte de Trapa se unificarán, por lo que habrá un sólo Comité de Empresa.
Si en la zona norte de la provincia contamos con grandes empresas galleteras como Siro o Gullón, ahora en el sur podemos tener otras dos empresas agroalimentarias potentes como SEDA Outspan y Europraliné... M.L.: SEDA es una empresa potente que ha dado mucha riqueza a la región y el hecho de que haya sido recuperada es algo muy importante a tener en cuenta. En el caso de Trapa es una empresa en la que los anteriores propietarios hicieron unas buenas actualizaciones de equipos en alguna parte del proceso y en otra parte digamos es más antigua y no competitiva. Lo que vamos a intentar es dejar eso coordinado para que sea una unidad de fabricación eficiente.
Pendientes del auto y de las cuatro marcas
La empresa agroalimentaria aragonesa Chocolates Lacasa y Gerardo Fernández Calvo gestionan ya los designios de Trapa a través de la firma Europraliné SL. El documento -con una operación económica que ronda los siete millones de euros- fue firmado el pasado viernes ante un notario de la calle Felipe Prieto de la capital entre la administración concursal y los nuevos propietarios de la unidad productiva. Este documento de venta directa es de carácter privado y permite que la empresa aragonesa pueda comenzar a gestionar de forma provisional las instalaciones y producción de la empresa palentina hasta que el Juzgado de lo Mercantil dicte un auto de adjudicación. La nueva sociedad se ha comprometido a mantener los 64 trabajadores, aunque 17 ya han firmado una jubilación parcial con contratos relevo. Lo que está claro es previsible que se aplicará un Expediente rotatorio temporal para la plantilla para poder iniciar su nueva faceta empresarial Europraliné SL está formada por dos filiales que forman parte de Chocolates Lacasa, concretamente Ibercacao y Bombonera del Cacao.
Asimismo, los nuevos gestores están pendientes de que el juez les conceda, además de la unidad productiva, el uso, tal y como solicitó la administración concursal, de las marcas Herminia, Trapa, Sabu y Carrillón, así como el derecho de adquisición preferente de su titularidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario